Galicia – Día 2: Islas Cíes

No recuerdo haberme cruzado en ningún momento con San Pedro portando las llaves pero yo estoy completamente convencido que ayer estuve en el paraíso.

Hace un mes y medio estuve de boda en Xove (Lugo) y una compañera de trabajo me dijo que si podía que me acercara a las Islas Cíes que me iban a gustar. Fue imposible tal visita y por curiosidad me puse a buscar fotos por internet de las mencionadas islas. Hoy son la razón principal por la que estoy de vacaciones en Galicia.

Sobre las 08:00 de la mañana mi coche partía rumbo Cangas para tomar un ferry que me llevaría hasta las islas. Tenía la reserva hecha desde hace un mes y tan solo tenía que sacar el billete.

Como me fui con mucha antelación (por si acaso me perdía) llegué sobre las 08:30 al puerto marítimo de Cangas. Y mi barco salía a las 09:45. Por lo que me entretuve esa hora tirando fotos al puerto y a las gaviotas que volaban alrededor.

Puerto de Cangas

Puerto de Cangas

Gaviota

Gaviota

Gaviotas

 

A las 09:45 exactas partía el ferry dirección Cíes y en unos 40 minutos ya estaba pisando la Playa de Rodas.

Sale el ferry

Llegada a las Islas Cíes

Playa de Rodas

 

Una vez allí me dirigí hacia la Oficina de Turismo cercana al puerto dónde atracó el ferry para informarme de las rutas que se podían hacer. Paso a narrarlas en el orden en que las acometí:

 

1 – Ruta del Faro de Cíes.

La Ruta del Faro de Cíes es la ruta más larga y agotadora. De ahí que eligiera esta primero y así con la fresca poder acometerla mejor. Por el camino me encuentro cómo el mar se mete entre la vegetación y también con una especie de lago dónde los peces nadan.

El mar se mete entre la vegetación

Lago de aguas cristalinas

Pez nadando

 

Pronto llego al camping de las Islas Cíes y hago una pequeña parada antes de empezar a subir la cuesta hasta el faro. La subida empieza con un sendero lleno de pinos y eucaliptos. Nos quedan 2 kilómetros para llegar al faro.

Partiendo desde el camping

El mar entre los pinos

2 km para el faro

 

Según vas subiendo las vistas son cada vez más bonitas y enfrente queda la Isla de San Martiño a la cuál no se puede acceder. En ese momento nuestra amiga Mery empieza a dar saltos dentro de la cartera porque ella también quiere ver las vistas tan bonitas que hay.

Vistas subiendo al Faro de Cíes

Mery y la Isla de San Martiño

 

Ya se ve el faro a lo lejos pero aún queda la peor parte. La subida en zig-zag mata a las piernas. Ni que decir tiene que las vistas son cada vez más bonitas cuánto más alto estás.

Faro a lo lejos

Isla de San Martiño

Vistas traseras al faro

Vistas traseras al faro

 

Tras un buen rato andando y sudando al fin llegamos al Faro de las Cíes. Allí paro a descansar un rato, comer un bocadillo y tirar alguna foto a Mery que es el hazme reír de una pareja que se encontraba a mi lado ya que no se quedaba quieta y casi cae por el precipicio.

Faro de Cíes

Mery posando

 

 

2 – Ruta del Faro da Porta

Bajando sobre nuestros pasos desde el Faro de Cíes encontraremos enseguida un desvío que lleva hasta el Faro da Porta. El comienzo del camino está bastante pedregoso pero es cuesta abajo.

Faro da Porta a 915 m

Bajando hasta el Faro da Porta

 

Voy andando por el camino y me veo unos acantilados dónde el agua se torna en color azul turquesa y con la arena blanca. Investigo si hay alguna posibilidad de bajar hasta la arena pero resulta imposible. Demasiadas rocas y demasiado precipicio en caso de caída.

Acantilados con agua cristalina

Acantilados con agua cristalina

 

Pronto llego hasta el Faro da Porta dónde Mery también quiere que le tire una foto.

Faro da Porta

Mery en el Faro da Porta

 

Una vez realizadas estas dos rutas decido volver al punto de inicio para comer en el restaurante. Pero por el camino me encuentro con la Playa de Nosa Señora y como aún es temprano decido darme el primer chapuzón del día en la fría agua del Atlántico.

Aguas del Atlántico

Playa de Nosa Señora

Restaurante Cíes

 

3 – Ruta del Alto do Príncipe

Tras comer un buen plato de paella y un poco de ensaladilla procedo a seguir con mis rutas del día. Ya solo me quedan las más cortas pero no por ello las menos sufribles. La Ruta del Alto do Príncipe tiene cuestas arriba que en condiciones normales son factibles pero que con la barriga llena de comida sudas la gota gorda. Si además le añades que esta ruta la hice sobre las 15:00 h con el Sol dándote de lleno en la cabeza es comprensible el sufrimiento.

El sendero comienza metiéndote en un camino lleno de eucaliptos y cuesta arriba. Algo de sombra se agradece a estas horas.

Sendero de eucaliptos

Ramas de eucaliptos

750 metros para Alto do Príncipe

 

Tras un buen rato viendo solamente árboles llego al Alto do Príncipe y el sufrimiento acumulado hasta su llegada se ve recompensado con las preciosas vistas que hay desde él. Hace 2 años y medio cuando conocí las vistas hacia la Bahía de la Concha desde el Monte Igeldo de San Sebastián creí que nunca encontraría unas vistas semejantes. Ayer las conocí desde el Alto do Príncipe y me atrevería a decir que incluso las supera.

Vistas desde Alto do Príncipe

Vistas desde Alto do Príncipe

Vistas desde Alto do Príncipe

Mery en Alto do Príncipe

 

Tras un buen rato descansando allí decido subir a unas rocas que hay a lo alto para observar las vistas desde ahí. La subida es algo complicada pero a Mery y a mí no hay nada que se nos resista. Subiendo me encuentro con una gaviota que no se asusta de mi presencia y se deja fotografiar a tan solo un metro.

Gaviota

Mery desde lo alto de las rocas

 

 

4- Ruta del Faro do Peito o de Monteagudo

Para acabar con las rutas del día me pongo en marcha para hacer cuánto antes la Ruta del Faro do Peito. Nada más comenzarla recibo la llamada gratificante de mi habitual compañero de aventuras por los senderos extremeños… ¡¡¡Cuánto hubiéramos disfrutado juntos estas islas amigo!!!

En un desvío de la Ruta del Alto do Príncipe parte esta última ruta y como no por un bosque de eucaliptos.

Bosque de eucaliptos

 

Aunque pronto llego a una zona de pinos y dónde podemos ver el Atlántico con su colorido azul y al fondo Cangas.

Pinos

Océano Atlántico

 

Pronto llego al Faro do Peito dónde se puede ver el Atlántico en abierto y acantilados. Desde mi punto de vista es la ruta más fea de las cuatro realizadas pero había que completarla también.

Faro do Peito

Acantilados en Faro do Peito

Acantilados en Faro do Peito

 

Tras haber completado las 4 rutas por las Islas Cíes creo que va siendo hora de refrescarse de nuevo. Vuelvo al restaurante para beber algo de agua ya que se me había acabado la que tenía en la botella hacía rato. Por el camino encuentro la Playa de Figueiras o de los Alemanes y la elijo para mi posterior descanso.

Descansando en la arena

Metiendo los pies en el agua

Mirando al Atlántico

Playa de Figueiras

Playa de Figueiras

 

Y sobre las 19:00 era ya la hora de despedirse de las Islas Cíes. Como siempre he hecho por el Norte lo hago con un mensaje en la arena escrito con un palo. Por supuesto me lo traigo de recuerdo como ya hice en otras ocasiones.

Hasta Logo Cíes

Dejando las Cíes atrás

2 comentarios en “Galicia – Día 2: Islas Cíes

    • Son una gozada las islas amigo. Por mucho que veas en fotos, vídeos, etc por internet no tiene nada que ver con la realidad.

      Aún tengo las piernas cansadas de tantos kilómetros que anduve por las distintas rutas de las islas ya que ayer tampoco paré por Santiago.

      Pero merece la pena pegarse esa paliza y conocer cada rincón de las Cíes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s