Portugal – Monsanto e Idanha a Velha

Antes de empezar a describir cuál fue nuestro día de ayer por pueblos portugueses quería pedir perdón. La ignorancia es siempre un punto débil y el acto de juzgar sin conocer es otro punto más débil aún.

Durante muchos años siempre he pensado que Portugal no tenía nada bonito que ver pero gracias a mi vena trotamunda conocí el año pasado Marvao y Castelo de Vide. Dos pueblos preciosos fronterizos con Extremadura que poseen murallas medievales fortificadas.

Ayer volví de visita a otros dos pueblos portugueses y su encanto deja con la boca abierta. Las callejuelas y vistas de Monsanto son preciosas y la antigua aldea romana de Idanha a Velha merece ser vista al más mínimo detalle.

 

Monsanto

Se trata de una freguesía de Idanha-a-Nova, perteneciente a la región Centro. Sus primeros pobladores datan del Paleolítico y se encuentra ubicado en lo alto de una colina.

Nada más llegar al pueblo nos tomamos un café con leche y luego empezamos a recorrer el pueblo. Dejamos el coche a la entrada dónde hay aparcamiento público y al lado de unos cañones de exposición.

Cañón en Monsanto
Cañón en Monsanto
Vistas en Monsanto
Vistas en Monsanto

 

Empezamos a subir por sus calles y pronto llegamos a la Iglesia de la Misericordia construída en el siglo XVI y de estilo románico. También vemos la Torre del Reloj dónde en lo más alto hay una réplica del gallo de plata, típico en Portugal.

Iglesia de la Misericordia
Iglesia de la Misericordia
Torre del Reloj
Torre del Reloj

 

Llegamos a un parque dónde suponemos que hay unas excelentes vistas pero la niebla nos las impiden ver. Es muy espesa y hay momentos dónde tenemos que limpiar los objetivos de las cámaras porque se llenan de gotitas.

Parque en Monsanto
Parque en Monsanto
Vistas desde mirador de Monsanto
Vistas desde mirador de Monsanto

 

Una cosa que me llamó la atención de las casas de Monsanto son las entradas de las casas metidas en la roca. Mi acompañante me decía que parecía Hobbiton.

Casa metida en la roca
Casa metida en la roca
Casa en Monsanto
Casa en Monsanto

 

Empezamos a subir hasta el castillo dónde se encuentra en su interior la Iglesia de María do Castelo. Igualmente suponemos que aquí las vistas son espectaculares pero nos quedamos con las ganas de saberlo ya que la niebla cada vez es más horrible y no nos deja ver más de 10 metros.

Entrada al castillo
Entrada al castillo
Arco de piedra en el castillo
Arco de piedra en el castillo
Iglesia de María do Castelo
Iglesia de María do Castelo
Mery y Pepe en el castillo
Mery y Pepe en el castillo

 

Tras nuestra decepción de no haber podido ver nada desde lo alto procedemos a bajar hasta el pueblo de nuevo y nuestros peores presagios nos hacen pensar que la niebla nos acompañará todo el día ya que cada vez está más cerrado.

Bajada a Monsanto
Bajada a Monsanto
Capilla en Monsanto
Capilla en Monsanto
Mery y Pepe en el cañón
Mery y Pepe en el cañón

 

Abandonamos Monsanto para irnos a nuestra segunda visita del día: Idanha a Velha.

 

Idanha a Velha

Freguesía romana perteneciente igualmente a la región Centro y con escasa población. En el año 2001 contaba con 79 habitantes según datos de la wikipedia.

La época romana es mi favorita entre todas las que ha habido a lo largo de la historia. Sus construcciones me parecen maravillas. ¿Cómo podían construir esos puentes roca a roca sin tener grúas a mano? Y me maravilla más aún que esos puentes y murallas hayan llegado hasta nuestros días.

Nada más llegar al pueblo lo primero que hacemos es andar por los alrededores de la muralla. Tenemos una gran noticia y es que la niebla aquí ya nos ha dejado e incluso tenemos momentos de solecito.

Llegada al pueblo
Llegada al pueblo
Arco de entrada
Arco de entrada
Canalón de una casa
Canalón de una casa
Calle empedrada
Calle empedrada

 

Vemos un puente romano a lo lejos y vamos en su busca. Por el camino nos encontramos con una capilla y también me llama la atención otra calle empedrada. Me recuerda al Puente Romano de Mérida.

Calle empedrada
Calle empedrada
Capilla en Idanha a Velha
Capilla en Idanha a Velha
Andando por el puente
Andando por el puente
Puente Romano
Puente Romano
Puente Romano
Puente Romano

 

Volvemos a entrar al pueblo y ante nosotros tenemos lo que suponemos que son unas excavaciones romanas. Hay muchas inscripciones talladas en piedra y la Iglesia Sé Catedral del siglo XVI.

Entrando de nuevo al pueblo
Entrando de nuevo al pueblo
Excavaciones arqueológicas
Excavaciones arqueológicas
Inscripciones en piedra
Inscripciones en piedra
Tumba romana
Tumba romana
Mery y Pepe en las excavaciones
Mery y Pepe en las excavaciones
Iglesia Sé Catedral
Iglesia Sé Catedral
Iglesia Sé Catedral
Iglesia Sé Catedral

 

Continuamos adentrándonos en el pueblo y llegamos hasta una plaza dónde hay una iglesia. En lo alto de ella hay una cigüeña en su nido que es objeto de nuestras cámaras.

Callejeando en Idanha a Velha
Callejeando en Idanha a Velha
Plaza en Idanha a Velha
Plaza en Idanha a Velha
Iglesia en Idanha a Velha
Iglesia en Idanha a Velha

 

En este pueblo solo hay un restaurante pero hay que pedir reserva para poder comer allí. Decidimos irnos de nuevo a Monsanto para llenar nuestras barrigas pero antes Mery y Pepe quieren fotografiarse en lo alto de un buzón curiosísimo y fabricado como una casa. A la salida del pueblo también vemos otra especie de capilla.

Mery y Pepe subidos a un buzón
Mery y Pepe subidos a un buzón
Capilla a la salida de Idanha a Velha
Capilla a la salida de Idanha a Velha

 

Vuelta a Monsanto

La barrera del idioma a veces te trae gratas sorpresas. Paramos a comer en un restaurante de aquí y en la carta había arroz con pollo. Me apetecía un platito de arroz y sin dudarlo lo pedí. Tardaron algo en servirnos pero al llegar la camarera con el arroz los ojos se me abrieron como platos al ver la pedazo de cacerola que trajo.

Siempre que salgo de cañas o voy de comida fuera me gusta tirar una foto y subirla a las redes sociales. En esta ocasión con más motivo tenía que inmortalizar tal plato. Ni que decir tiene que el arroz estaba delicioso, exquisito, divino, RIQUÍSIMO.

Arroz con Pollo
Arroz con Pollo

 

Después de comer decidimos subir de nuevo al castillo. La niebla ya había desaparecido por completo y no podíamos volvernos sin conocer las vistas que hay desde lo alto. Esta vez seguimos una senda diferente y vimos la Capilla de San Miguel cercana al Castillo cuya construcción data del siglo XII. Efectivamente las vistas son espectaculares y ha merecido la pena subir por segunda vez en el día.

Subida al castillo
Subida al castillo
Vistas subiendo al castillo
Vistas subiendo al castillo
Torre-Campanario cercano al castillo
Torre-Campanario cercano al castillo
Capilla de San Miguel
Capilla de San Miguel
Entrando al castillo
Entrando al castillo
Iglesia de María do Castelo
Iglesia de María do Castelo
Muralla del castillo
Muralla del castillo
Vistas desde el castillo
Vistas desde el castillo
Monsanto desde el castillo
Monsanto desde el castillo
Monsanto desde el castillo
Monsanto desde el castillo

 

Después de estar un buen rato en lo alto del castillo nos volvemos a Monsanto dónde visitamos otra vez la Torre del Reloj.

Torre del Reloj
Torre del Reloj
Torre del Reloj y Campanario de la capilla
Torre del Reloj y Campanario de la capilla

 

Tras bajar de nuevo a Monsanto nos hubiese gustado ir también hasta Penamacor. Pero eran ya las 17:30 (hora española) y el tiempo de luz estaba contado. Para otra vez que volvamos lo visitamos que he visto fotos por la red y tiene muy buena pinta.

Me despido hasta la próxima aventura.

 

P.D. De vuelta a nuestras casas me hicieron el primer control de alcoholemia de mi vida en el que di por supuesto 0.0 de alcohol. Se ve que la frustración de los guardias era enorme al no poder “fundir” a dos chavales jóvenes que uno de ellos me dijo: “tienes las pupilas dilatadas. ¿Has tomado drogas?”.

Teniendo en cuenta que me levanté a las 07:30 de la mañana y que estuve todo el día andando por pueblos es lógico que el cansancio acumulado se note en mis pupilas. La gracia de todo esto es que conozco al agente que me lo dijo y su hermano se mete polvos blancos por la nariz por un tubo y sin cortarse de la gente. A veces es mejor callarse porque aunque él a mí no me reconociera, yo a él sí. Pero se llevaron otro ZAS EN TODA LA BOCA al no poder encontrar nada de drogas en el coche ni encima de mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s