Valle del Ambroz – Ruta por la Pista Heidi

El segundo día en el Valle del Ambroz nos levantamos sobre las 08:00 dispuestos a hacer la ruta del día.

Desayunamos tranquilamente y eran las 08:45 aproximadamente cuando partimos en dirección al Puerto de Honduras para comenzar la Ruta Heidi.

Dicha ruta consta de 30 kilómetros aproximadamente. Decir que el tiempo que se puede tardar es muy relativo. En los folletos obtenidos pone que a pie se tardan 7 horas. Pero nosotros como tiramos muchísimas fotos y perdemos mucho tiempo en ello vamos a tardar más.

Se trata de una pista forestal amplia y que se hace perfectamente a pesar de la distancia. Se puede coger desde un camino que parte de la plaza de toros o continuar unos metros más adelante que es de dónde parte la ruta oficial. Nosotros optamos por la segunda opción.

Antes de comenzar a narrar lo que nos encontramos por el camino he de decir que es la ruta que más dificultad me ha supuesto. Y no lo fue por ser la que más kilómetros estuvimos andando sino porque me resultó realmente agotador ir de puntillas PARA NO PISAR NINGUNA HOJA SECA ENCONTRADA EN EL CAMINO y así no ser INSENSIBLE CON LA NATURALEZA como dirían algunos “iluminados”.

Lo primero que nos encontramos es un bosque de castaños. No están tan verdes como los visitados el día anterior en Segura de Toro y ya se le empiezan a notar las hojas amarillas. Pero aún así les queda una semana como mínimo para tener el punto ideal de colorido.

Es una pena que aún el Sol no esté más levantado para que algo de luz entre a través de las ramas. Está todo muy oscuro aún y las fotos no salen como deberían.

Comenzando entre castaños

Comenzando entre castaños

Comenzando entre castaños

Comenzando entre castaños

Comenzando entre castaños

Comenzando entre castaños

Comenzando entre castaños

Comenzando entre castaños

Comenzando entre castaños

Comenzando entre castaños

Comenzando entre castaños

Comenzando entre castaños

Comenzando entre castaños

Comenzando entre castaños

 

El Sol se ha elevado ya un poco y algo de luz entra entre los árboles. Una luz maravillosa.

El Sol entre castaños

El Sol entre castaños

El Sol entre castaños

El Sol entre castaños

 

Llegamos hasta la primera fuente del día, la Fuente Oriente, dónde aprovechamos para rellenar las cantimploras por si nos quedamos sin agua. A partir de aquí el bosque de castaños nos abandona y todo torna en robles.

Fuente Oriente

Fuente Oriente

Entre bosques de robles

Entre bosques de robles

Entre bosques de robles

Entre bosques de robles

 

Llegamos a un claro dónde podemos ver el Embalse de Baños a lo lejos.

Vistas desde la Sierra de Hervás

Vistas desde la Sierra de Hervás

 

Son muchos los arroyos que nos encontramos a lo largo del día también. Forman pequeñas cascadas dignas de fotografiar.

Arroyo encontrado

Arroyo encontrado

 

Continuamos andando y seguimos encontrándonos más estanques.

Continuamos la marcha

Continuamos la marcha

Llegada a un estanque

Llegada a un estanque

Llegada a un estanque

Llegada a un estanque

Nuevo estanque

Nuevo estanque

 

Lo que más me gusta de esta parte de la ruta son las vistas obtenidas desde lo alto de la sierra. Al fondo vemos Hervás.

Hervás desde la sierra

Hervás desde la sierra

Vistas desde la sierra

Vistas desde la sierra

 

El roble vuelve a entrometerse en nuestro camino antes de hacer una parada para comer.

Bosque de robles

Bosque de robles

Robles y pinos

Robles y pinos

Hoja amarilla del roble

Hoja amarilla del roble

 

Llegamos hasta un arroyo que cruza el camino. Nos tenemos que quitar las zapatillas para poder cruzarlo ya que nos resulta imposible hacerlo sin que nos mojemos los pies. A pesar que el agua está helada nos viene bien para relajar los pies. Llevamos ya cinco horas andando y el dolor en la planta de los mismos empieza a aparecer.

Parada a comer

Parada a comer

Descansando los pies

Descansando los pies

 

El roble sigue siendo el árbol predominante y una preciosa luz entra por sus ramas. Este árbol sí tiene la hoja bastante amarilla ya.

De nuevo ante robles

De nuevo ante robles

De nuevo ante robles

De nuevo ante robles

 

Retomada la marcha tras haber comido pronto llegamos hasta la zona conocida como La Tablaílla. Aquí encontramos un pequeño chozo en un prado.

La Tablaílla

La Tablaílla

 

Durante la mayor parte de la ruta vemos el Pinajarro al fondo. Parece que estamos al lado pero realmente se le ve muy lejos.

El Pinajarro

El Pinajarro

 

No tardamos en volver a hacer una parada. Esta vez lo hacemos en otra fuente dónde rellenamos por última vez nuestras cantimploras.

Nueva fuente encontrada

Nueva fuente encontrada

 

No os lo he dicho pero esta ha sido mi primera ruta dónde he ido acompañado de un bastón. Qué buen estreno ha tenido.

Mi bastón estrenado

Mi bastón estrenado

 

Las vistas siguen siendo una maravilla para los ojos. Algo de colorido se ve desde esta posición.

Vistas obtenidas

Vistas obtenidas

 

Llevamos ya muchas horas andadas y nos desmoralizamos por completo al ver que tras unos veinte minutos andando nos hemos perdido. En una bifurcación de caminos hemos cogido el equivocado y cada vez nos alejamos más de Hervás. Lo único bueno que nos trae la pérdida es el bosque de castaños que vamos encontrando.

Castaños encontrados

Castaños encontrados

Castaños encontrados

Castaños encontrados

 

Nos damos media vuelta y volvemos a llegar a la bifurcación de caminos. Hemos perdido más o menos 40 minutos y tras coger el camino correcto vemos enseguida que hay otro pequeño sendero que lleva hasta el pueblo.

Aquí tomamos la decisión de cogerlo y no continuar por la Pista Heidi. Y también tomamos la decisión de guardar la cámara y llegar cuanto antes a Hervás.

Cogiendo el atajo hacia Hervás

Cogiendo el atajo hacia Hervás

 

En apenas media hora llegamos hasta el Puente de Hierro de la entrada y lo cruzamos. Hemos estado ocho horas y media andando y estamos deseando llegar a la casa rural para darnos una ducha y tirarnos en el sofá para descansar. No hemos realizado la ruta completa de la Pista Heidi pero tan solo nos faltaron los dos últimos kilómetros.

A pesar que igualmente no encontramos el otoño en su punto ideal de colorido ha merecido la pena pasear por la Sierra de Hervás.

Al día siguiente visitamos en coche el Puerto de Honduras, dónde un año más se vistió de gala como solo él sabe. Y es que no podíamos volvernos del Valle del Ambroz sin ver la magia de su Otoño Mágico. Pero eso ya os lo cuento mañana.

2 comentarios en “Valle del Ambroz – Ruta por la Pista Heidi

  1. ¿Otra vez perdidos? Si es que la cámara os despista demasiado…Ah!! las fotos preciosas…(yo también me hubiera perdido para ver esa belleza)
    Bonitos pieces…!! 😉

    • Jajajaja. Mejor no te enseño la ampolla que me salió en un pie. Verás como no ibas a decir eso de “Bonitos pieces”.

      La verdad es que la ruta mereció la pena. Visitar el Valle del Ambroz en cualquier época del año merece la pena. Y si es en su Otoño Mágico más aún.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s