Llanos de Cáceres – Aldea abandonada de Zamarrillas

Desde hacía tiempo quería visitar la aldea abandonada de Zamarrillas, situada en los Llanos de Cáceres y cerca del Pantano de Valdesalor.

Esta aldea fue abandonada hace unos 200 años y sorprende que aún haya casas bastante bien conservadas dentro del estado de ruina.

Eran las 10:30 aproximadamente cuando llegábamos a esta aldea y nuestros focos se centraban en unos arcos que parece que pertenecieron a una antigua iglesia.

Arcos
Arcos
Arco
Arco

Dentro hay un tractor que tiene cierto encanto.

Bóveda de la iglesia
Bóveda de la iglesia
Tractor
Tractor
Mery y Pepe en el tractor
Mery y Pepe en el tractor
Arcos de la iglesia
Arcos de la iglesia

De camino al resto de casas nos encontramos con una gran araña que huye de nuestros objetivos e intenta camuflarse. Pero no hay nada que se resista al MACRO.

Araña
Araña

Ahora sí nos dirigimos hasta las casas y a nuestro encuentro sale una cachorrita de mastín. Es preciosa pero lo sería más si estuviera bien alimentada. Nada más acariciarla solo toco huesos y la piel le cuelga en algunas zonas del cuerpo. Sinceramente deseo al dueño de este animalito que le aten con una cadena y que no le den de comer en 20 días. Debería ser delito de cárcel tener a los animales en estas condiciones.

Cachorra de mastín
Cachorra de mastín

Como ya os he comentado las primeras casas que vemos se conservan bastante bien. Allá dónde vamos nos sigue nuestra amiga encontrada.

Casa de Zamarrillas
Casa de Zamarrillas
Casa de Zamarrillas
Casa de Zamarrillas
Casa de Zamarrillas
Casa de Zamarrillas

Las cigüeñas anidan en la mayoría de tejados.

Nidos de cigüeña
Nidos de cigüeña

Aunque no todas las casas lo tienen…

Casa abandonada de Zamarrillas
Casa abandonada de Zamarrillas
Casa abandonada de Zamarrillas
Casa abandonada de Zamarrillas

Llegamos a una especia de casa señorial. Es de las que mejor se conserva y su tejado es el que tiene más nidos de cigüeña.

Casa señorial de Zamarrillas
Casa señorial de Zamarrillas
Casa señorial de Zamarrillas
Casa señorial de Zamarrillas

Y nuestra amiga que sigue nuestros pasos allá donde vamos.

La perrita nos sigue
La perrita nos sigue
Casa derrumbada
Casa derrumbada

Por los alrededores de la casa señorial hay un establo y más casas.

Establo abandonado
Establo abandonado
Casa abandonada
Casa abandonada
Chimenea de casa abandonada
Chimenea de casa abandonada
Chimenea de casa abandonada
Chimenea de casa abandonada
Habitación de casa abandonada
Habitación de casa abandonada

Volvemos hacia la casa señorial y decidimos entrar dentro. En ningún momento nos imaginamos lo que vamos a encontrar.

Cortinas tétricas
Cortinas tétricas
Despensa de la casa
Despensa de la casa
Habitación de la casa
Habitación de la casa
Habitación de la casa
Habitación de la casa
Tejado derrumbado
Tejado derrumbado
Buhardilla
Buhardilla
Cerradura de puerta
Cerradura de puerta

Y para terminar nuestro paseo por Zamarrillas nos acercamos hasta una fortaleza en ruinas que queda cerca.

Arco en ruinas
Arco en ruinas
La perrita también se viene a la fortaleza
La perrita también se viene a la fortaleza
Fortaleza en ruinas
Fortaleza en ruinas

Nos vamos ya al coche y nos tenemos que despedir de nuestra amiga. Ha sido una agradable compañía, aunque no ha sido tan agradable dejarla allí con su “excelente” dueño. Ojalá llegues a leer esto porque te deseo que te entre una diarrea que te haga perder tantos kilos que tu peso baje al mismo que tiene la perrita.

Hacemos una penúltima parada en el Pantano de Valdesalor para tirar un par de fotografías al agua. La verdad es que no hay gran cosa.

Pantano de Valdesalor
Pantano de Valdesalor
Mery y Pepe en el Pantano de Valdesalor
Mery y Pepe en el Pantano de Valdesalor

Y de camino a casa voy por la N-630 y hago parada en el Puente Romano de Santiago de Bencáliz. Ahora tiene agua, no como cuando fui en verano hace unos años. La verdad es que me gusta más como está ahora.

Puente Romano de Santiago de Bencáliz
Puente Romano de Santiago de Bencáliz
Mery y Pepe en el Puente Romano de Santiago de Bencáliz
Mery y Pepe en el Puente Romano de Santiago de Bencáliz
Puente Romano de Santiago de Bencáliz
Puente Romano de Santiago de Bencáliz
Puente Romano de Santiago de Bencáliz
Puente Romano de Santiago de Bencáliz

Y para terminar con las fotos del día me entretengo con una oruga peluda. Si ya de por sí son feas, verlas de cerca con un objetivo MACRO te da repelús y te entran picores por todo el cuerpo.

Oruga peluda
Oruga peluda
Oruga peluda
Oruga peluda

Y este ha sido nuestro día por los Llanos de Cáceres. A la hora de comer ya estaba de vuelta en casa dónde he recuperado la hora de menos que he dormido esta noche.

La próxima salida no sé dónde será pero seguro que no llegará hasta que no pase Semana Santa. ¿Dónde? Pues la verdad es que la visita a Zafra está maldita y hay que acabar con tal maldición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s